La aparición del sol en la bandera oficial de la nación

Pedro Pablo Ramírez, asumió la presidencia de la República el 7 de junio de 1943.
Días después de haber tomado el cargo, realizó algunas modificaciones al uso de la bandera, y le dio un carácter de oficial a la bandera nacional con el sol en el centro. También determinó quienes podían utilizarla de tal forma.
El decreto fue firmado el 19 de junio de 1943, y llevó el número 1027:
 

¨(...) Art. 1º - la Bandera de la Nación es la Bandera con el sol aprobada por el Congreso Nacional, el 25 de febrero de 1818.
Art. 2º - Tienen derecho a usarla el Gobierno Federal, los Gobiernos Provinciales y Territorios.
Art. 3º - Los patriotas usarán solamente los colores nacionales, en forma de bandera sin sol, de escarapela o estandarte, debiéndose rendir siempre el condigno respeto.
Art. 4º - La Bandera de la Patria se izará al amanecer en los lugares y días que corresponda, y se arriará con la entrada del sol, no debiendo quedar por ningún motivo izada durante la noche. (...)¨. (34)

 


Bandera oficial de la nación 1943 Bandera de uso civil desde 1943

El 13 de Agosto y el 26 del mismo mes, el Presidente Pedro Pablo Ramírez, dictó los decretos 5256 y 6628/43, por los cuales se retomaba el tema de la banda presidencial y se extendía en algo mas sobre los símbolos patrios.
Estos 3 decretos fueron, un año mas tarde, la base para el 10302 de Edelmiro Farell, que actualmente está vigente con algunas modificaciones.
 

Pagina Principal Volver al Indice de este capítulo Volver al índice de ¨Argentina¨

El uso en conjunto con banderas extranjeras en 1943

Pedro Ramírez derogó el decreto de Roberto Ortiz, mediante el cual se prohibía el uso de banderas extranjeras al lado de la bandera nacional, en días festivos para la patria.
Mediante el decreto 2483, fechado el 8 de julio de 1943, el Gobierno Nacional autorizó a los particulares al uso conjunto de la bandera nacional, en ocasiones de festejar el 25 de mayo y el 9 de julio, con otras banderas de países que estuvieran, en el momento, relaciones de amistad con la República Argentina. (35)
 

La bandera nacional y las Iglesias en la década del 40

El presidente Pedro Pablo Ramírez había impuesto mediante un decreto el 22 de septiembre de 1943, que llevó el Nº 9471, la distinción de una banda con los colores patrios a las imágenes de Nuestra Señora de la Merced y Nuestra Señora del Carmen. En dicho decreto se recomendaba el uso de la bandera nacional con el sol incluido en las torres de las Iglesias y en las basílicas de religión Católica apostólica Romana, culto sostenido por el Estado Argentino.
En el año
El 9 de marzo de 1944 asume la presidencia Edelmiro Julián Farell. El 10 de octubre de 1944 Edelmiro Julián Farell, autoriza el uso de la Bandera Nacional en cualquier lugar sagrado en donde se venere las imágenes mencionadas.
El decreto decía:

¨(...) Art. 1º - Autorízase el uso de la Bandera Oficial de la Nación aprobada por Decreto nº 10.302, art. 4º, en los lugares sagrados donde se venera las imágenes de Nuestra Señora de la Merced y de Nuestra Señora del Carmen, a las que por Decreto nº 9.471 se les impuso oportunamente la banda y la faja que distinguen a los generales de la Nación.(...)¨ (36)


 

La ley vigente del año 1944

El presidente Edelmiro Julián Farell, fue quien aunó todos los criterios existentes hasta ese momento para volcar en un decreto las precisiones sobre los colores de la Bandera de la Nación, el uso de la banda presidencial, el escudo y la bandera.
El decreto 10302/44 de Edelmiro Farell, está aún vigente, con algunas modificaciones que se hicieron posteriormente.
Este decreto fue muy importante para la historia de los símbolos nacionales.

Que el Escudo, la Bandera, el Himno y su letra son los símbolos de la soberanía de la Nación.

Buenos Aires, 24 de abril de 1944
–10.302/44–

CONSIDERANDO: Que el Escudo, la Bandera y el Himno son símbolos de la soberanía de la Nación y de la majestad de su historia;

Que tienen caracteres establecidos por las primeras Asambleas constituyentes y fueron consagrados por los próceres de la emancipación;

Que tales emblemas: Escudo, Bandera e Himno, sufren desde lejanos tiempos modificaciones caprichosas en los atributos y colores los primeros, así como los versos, ritmos y armonía del último;

Que las cuestiones fundamentales relacionadas con la versión auténtica del Himno, en su letra y en su música, y las características del Escudo y de la Bandera, están dilucidadas a la luz de los más serios testimonios que remontan la investigación a sus mismos orígenes;

Que corporaciones académicas, comisiones especiales, historiadores, y la prensa del país, han hecho estimables sugestiones que el Poder Ejecutivo toma en cuenta al fijar los arquetipos de los emblemas y reglamentar su uso, para que queden resguardados de hechos y alteraciones que pudieran profanarlos o desnaturalizarlos.

Que el Poder Ejecutivo resolvió por decretos números 1027, 5256 y 6628, de junio 19, 13 y 26 de agosto de 1943, sobre la Bandera Oficial de la Nación, el tipo de Sol y la Banda que distingue al jefe de Estado;

Que el Escudo de Armas de la Nación tiene origen en el Sello usado por la Soberana Asamblea General Constituyente de 1813, la que por decreto de 12 de marzo del mismo año, ordenó el Supremo Poder Ejecutivo lo usase "con sólo la diferencia de la inscripción del círculo";

Que existen ejemplares auténticos usados por la Asamblea de 1813;

Que al adoptarlo ahora como se encuentra diseñado en la documentación de la Asamblea, cree prudente el Poder Ejecutivo no entrar a considerar objeciones de carácter estético o de otras clases opuestas al Sello, y en especial a algunos de sus atributos, pues su reforma escapa a las facultades del Poder Ejecutivo, ya que son instituciones de carácter constitucional;

Que la Bandera Nacional, creada por el Belgrano el 27 de febrero de 1812, fue consagrada con los mismos colores, "celeste blanco", por el Congreso de Tucumán, el 20 de julio de 1816 y ratificada por el mismo cuerpo en Buenos Aires, el 25 de febrero de 1818;

Que la sanción de 1818, consigna "azul" y agrega: "en el modo y forma hasta ahora acostumbrado", lo que para el general Mitre, autorizado intérprete en esta cuestión fundamental, significa que quedaba en todo su vigor lo anterior sobre el color, "que siendo la regla le sirve de comentario";

Que corresponde, entonces, tomar la expresión: "en el modo y forma hasta ahora acostumbrado", no sólo en cuanto atañe a la forma del paño, sino al color que tuvo presente el soberano cuerpo de Tucumán, al expresar en 1816, inmediatamente de las palabras "celeste y blanca": "de que ha usado hasta el presente";

Que no debe mudarse por otro el matiz impuesto por el benemérito creador de la enseña patria, al inaugurar la bandera en 1812 formada de "blanco y celeste", "conforme a los colores de la escarapela nacional" que nos habría de distinguir de las demás naciones;

Que este matiz del azul (el celeste), que quiere decir azul claro como el del cielo, fue adoptado también por el General San Martín en 1817, al formar la enseña capitana que recogió la gloria del Ejercito de los Andes;

Que felizmente concurre a esclarecer todas las dudas sobre el particular documento histórico de valor decisivo, anterior a las leyes de 1816 y 1818, que traduce sin equivoco las expresiones oscuras: "de que se ha usado hasta el presente" y "en el modo y forma hasta ahora acostumbrado";

Que en las instrucciones reservadas que reservadas que el director supremo de las Provincias Unidas otorgó desde la Fortaleza de Buenos Aires, el 21 de septiembre de 1815, a los patriotas Brown y Bouchard, concediéndoles facultades para el Corso en el Pacífico, con el mandato "de exaltar la idea de Independencia", se describe la forma y el color del Pabellón Nacional, en el artículo 3° de las mismas, que textualmente dice: "si se trabare algún Convate se tremolará al tiempo de él el Pavellón de la Provincias Unidas, á saver, blanco en su Centro, y celeste en sus extremos al largo";

Que este documento suscripto por el Director Alvarez Thomas y el Ministro de Guerra, Marcos Balcarse, clausura la polémica sobre los colores del pabellón argentino, y la forma en que se encontraban distribuidos en la tela;

Que conviene recordar, para mayor satisfacción, que éstos son los colores con que se lee el parte de la batalla de Maipú, en la Gaceta de Buenos Aires, del 22 de abril de 1818: "tinta celeste sobre papel blanco"; los mismos que recuerda el ilustre General Paz en sus Memorias haber visto en el cuadro militar del Río Pasaje, en 1813 levantados por las pulcras manos de Belgrano;

Que estos colores están vinculados a la mejor tradición de España que nos dio su Religión, su genio y su lengua; colores que se cubrieron de gloria en las batallas fundadoras de la nacionalidad y prestaron su sombra propicia a la Organización civil de la República;

Que la letra y música del Himno Nacional fueron motivo de patrióticos debates y veredictos que fijaron y resolvieron con claridad las cuestiones suscitadas;

Que se ha demandado con acierto la estabilidad de una versión única del Himno y que se determine el carácter inalterable de los símbolos patrio, a fin de poner término a la verdadera anarquía que existe por la ejecución del Himno Nacional y por la necesidad de que la enseña patria y el escudo, formados a menudo de acuerdo a normas diferentes para el Ejercito, para la Marina, para las escuelas o para las reparticiones nacionales, se ajuste definitivamente a un patrón único;

Que la letra de la canción patria está comunicada oficialmente por la Soberana Asamblea que la sancionó en pliego que custodia el Archivo General de la Nación y a cuyo texto corresponde atenerse;

Que con respecto al pleito de la música, existen pronunciamientos doctos que coinciden con el sentimiento popular, respecto de la versión musical más auténtica del Himno;

Que en razón de ellos, se acepta por el presente decreto, las conclusiones de la Comisión presidida por el Rector de la Universidad de Buenos Aires, en 1927, y que hizo suyas el Gobierno de la Nación, por Acuerdo de 25 de septiembre de 1928, adoptando la versión musical del maestro argentino Juan P. Esnaola, editada en 1860, como arreglo de la música del maestro Blas Parera y en el concepto compartido por la Nación, de que en el trabajo de Esnaola, nuestro Himno volvía a ser lo que fue;

Que por los motivos respetables invocados en el decreto de 30 de marzo de 1900, sobre omisión en el canto de algunas fases del texto de López, se confirma dicha decisión;

Que en cuanto a la Banda que distingue al jefe del Estado sancionada por la Soberana Asamblea en enero de 1814, y reformada por la ley de la Bandera Mayor, corresponde confeccionarla fielmente con los colores, forma y distintivo establecidos en 1814 y 1818;

Que este Gobierno al dar vida y afirmar las tradiciones que encierran los símbolos de nuestra nacionalidad, asegurándoles la pureza de sus mismos orígenes y el tratamiento reverente condigno, cumple con antiguos anhelos patrióticos e intimas convicciones y satisface así una verdadera aspiración nacional;

Que estos emblemas, que son sagrados, irradian no sólo la sugestión religiosa del culto patriótico, cuya llama debe mantenerse viva, sobre todo en los países de inmigración como el nuestro, sino también, evocan los memorables acontecimientos de nuestra historia y las glorias que la tradición recuerda a través de los tiempos, para hacer "eternos los laureles que supimos conseguir";

Que al suscribir este decreto el Superior Gobierno confirma los conceptos de soberanía, que nos dicta la historia y que inscribió el Sable corvo de Chacabuco, Maipú y Lima y a que el Pueblo Argentino, invocando en la Canción Patria, le presta la más pura emoción de su vida de generación en generación.

El Presidente de la Nación Argentina – en Acuerdo General de Ministros–

DECRETA:

Artículo 1° – Téngase por patrones de los símbolos nacionales, los ejemplares y textos mencionados en los considerandos de este decreto, y cuyas reproducciones auténticas corren agregadas al expediente número 19.974–F–1943.

Art. 2° – La Bandera Oficial de la Nación es la bandera con sol, aprobada por el "Congreso de Tucumán", reunido en Buenos Aires el 25 de febrero de 1818. Se formará según lo resuelto por el mismo Congreso el 20 de julio de 1816, con los colores "celeste y blanco" con que el General Belgrano, creó el 27 de febrero de 1812, la primera enseña patria. Los colores estarán distribuidos en tres fajas horizontales, de igual tamaño, dos de ellas celeste y una blanca en el medio. Se reproducirá en el centro de la faja blanca, de la bandera oficial, el Sol figurado de la moneda de oro de ocho escudos y de la de plata de ocho reales que se encuentra grabado en la primera moneda Argentina, por ley de la Soberana Asamblea General Constituyente de 13 de abril de 1813, con los treinta y dos rayos flamígeros y rectos colocados alternativamente y en la misma posición que se observa en esas monedas. El color del Sol será el amarillo oro.

Art. 3° – (Artículo derogado por Ley N° 23.208 B.O. 20/8/1985.)

Art. 4° – La banda que distingue al Jefe del Estado, autorizada por la Asamblea Constituyente en la reforma de estatuto provisorio del Gobierno del 26 de enero de 1814 y alcanzada por la distinción del 25 de febrero de 1818, ostentará los mismos colores, en igual posición y el sol de la Bandera Oficial. Esta insignia terminará en una borla sin otro emblema. Tanto el sol como la borla serán confeccionados con hilos, con baño de oro, de óptima calidad y máxima inalterabilidad en el tiempo.

(Artículo sustituido por art. 1° del Decreto N° 459/1984 B.O. 9/2/1984.)

Art. 5° – En adelante se adoptará como representación del escudo argentino, la reproducción fiel del Sello que usó la Soberana Asamblea General Constituyente de la Provincias Unidas del Río de la Plata, el mismo que ésta ordenó en sesión de 12 de marzo de 1813, usase el Poder Ejecutivo.

Se reservará y usará como Gran Sello de la Nación, el diseño del Sello de la Asamblea de 1813, es decir, conservando la región coronaria comprendida entre las dos elipses de la figura.

Art. 6° – Adóptase como letra oficial del Himno Argentino, el texto de la canción compuesta por el diputado Vicente López, sancionado por la Asamblea General Constituyente, el 11 de mayo de 1813, y comunicado con fecha de 12 de mayo del mismo año, por el Triunvirato al Gobernador Intendente de la Provincia. Para el canto se observará lo dispuesto por el Acuerdo de 30 de marzo de 1900.

Art. 7° – Adóptase, como forma auténtica de la música del Himno Nacional, la versión editada por Juan P. Esnaola, en 1860, con el título: "Himno Nacional Argentino. Música del maestro Blas Parera". Se observarán las siguientes indicaciones: 1°) en cuanto a la tonalidad, adoptar la de Sí bemol que determina para la parte del canto el registro adecuado a la generalidad de las voces; 2°) reducir a una sola voz la parte del canto; 3°) dar forma rítmica al grupo correspondiente a la palabra "vivamos"; 4°) conservar los compases que interrumpen la estrofa, pero sin ejecutarlos. Será ésta en adelante, la única versión musical autorizada para ejecutarse en los actos oficiales, ceremonias públicas y privadas, por las bandas militares, policiales y municipales y en los establecimientos de enseñanza del país.

El Poder Ejecutivo hará imprimir el texto de Esnaola y tomará las medidas necesarias para su difusión gratuita o en forma que impida la explotación comercial del Himno.

Art. 8° – Por el Ministerio del Interior se reglamentará el tratamiento y uso de estos símbolos; se reproducirán los tipos y modelos que se adoptan y depositarán en el mismo Departamento.

Por el mismo Ministerio se dispondrá la impresión de un volumen con transcripción del presente acuerdo, el decreto reglamentario que se ordena, los modelos y textos respectivos, con antecedentes y referencias históricas y legislativas que contribuyan a ilustrarlo.

Art. 9° – Quedan derogadas todas las disposiciones que se opongan a este decreto.

Art. 10 – Comuníquese, publíquese en el Boletín Oficial y archívese. FARREL – Luis C. Perlinger – César Ameghino – Juan Perón – Alberto Teisaire – Diego I. Mason – Juan Pistarini.

(37)

 

La falta de respeto hacia los símbolos patrios pasa a ser delito

El presidente Farell, promulgó un decreto que incluía prisión de tres meses a quien ultrajara públicamente la bandera nacional. Esto lo hizo en el marco de un decreto que expresaba los delitos contra la seguridad del Estado.
El art. 9º del decreto Nº 536/45 del 15 de enero de 1945 decía lo siguiente:
 

¨ (...)Art. 9º - Se impondrá prisión de tres meses a dos años al que dentro o fuera del territorio de la República ultrajara públicamente a la Nación Argentina, a cualquiera de sus símbolos o sus instituciones armadas (...)¨. (38)

 

El uso de las banderas extranjeras en 1947

Durante la presidencia de Juan Domingo Perón se aprobó un decreto en el cual se establecían normas de uso para la bandera nacional en relación a estar acompañadas a otras enseñas patrias.
Este decreto no abarca todas las posibilidades en cuanto a tipos de eventos, pero fue un importante avance en cuanto al uso conjunto de banderas en el territorio nacional.
El decreto fue el 15.133/47, fue firmado el 2 de junio y decía lo siguiente:
 

¨(...)Art. 1º - Las naciones de un Estado extranjero podrán izar a la izquierda de la Argentina, la bandera de su patria en los días de efemérides o acontecimientos en que, en el país de origen se acostumbre a enarbolar el pabellón.
Art. 2º - Para comprobar las circunstancias a que se refiere el art. anterior, bastaría la comunicación de la respectiva representación diplomática al Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, el que le hará conocer a la autorizar competente encargada de asegurar el uso correcto del pabellón extranjero.
Art. 3º - En los casos no comprendidos en los artículos anteriores se requerirá una autorización especial del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto.
Art. 4º - Queda subsistente el decreto nº 3.372, del 27 de abril de 1938, que prohíbe, en ocasión de la celebración del 1º de mao, usar o izar otra bandera que no sea la Argentina en las reuniones públicas, asambleas, manifestaciones, desfiles y edificiones particulares.
Art. 5º - El presente decreto será refrendado por los señores Ministros, Secretarios de Estado en los Departamentos de Relaciones Exteriores y Culto, del Interior(...)¨. (39)

 

La bandera de Guerra y su modificación en 1948

El presidente Juan Domingo Perón estableció nuevas normas para la bandera de Guerra y el Ejército argentino. Este decreto amplia el de José Evaristo Uriburu de 1895, en el cual por primera vez aparecía la relación 9:14 para una bandera Argentina.
El decreto llevó el Nº 856, fue firmado el 15 de enero de 1948 y decía lo siguiente, en sus artículos mas importantes:
 

¨(...)Art. 1º - Estará confeccionada en tela grós de seda o de rayón en paños dobles, de un metro de largo por setenta y cinco centímetros de ancho.
El sol bordado en relieve (sin relleno), tendrá ocho centímetros y medio de diámetro y veintidós centímetros con sus rayos; será lisa, sin fleco alguno en su contorno.
En el lado destinado a la unión con el asta y en el interior de los paños, llevará un refuerzo de tela resistente, a la que estarán cosidas cada veinticinco centímetros a contar desde la parte superior, dos cintas de tejido fuerte de quince centímetros de largo cada una, color blanco, destinadas a unir la bandera con el asta.
Art. 2º - La Bandera de Guerra tendrá alrededor del sol y en forma de arcos, las siguientes inscripciones: a) En la parte superior ¨Ejército Argentino¨. B) En la parte inferior, la denominación orgánica de la unidad de tropa o instituto de que se trata, seguida cuando corresponda, de la designación especial de la leyenda que la distinga, teniendo en cuenta en cada caso, que la abreviatura se ajuste a la prescripción reglamentaria vigente. Por ejemplo: R.1 ¨Patricios¨, RG.C ¨General San Martin¨, etc.
Cuando por resultar demasiado extensa la leyenda para el espacio disponible, podrá reducírsela empleando la abreviatura militar reglamentaria correspondiente a la denominación jerárquica pertinente.
Art. 3º - Las corbatas serán de igual paño y color que las banderas de cincuenta centímetros de largo por diez centímetros de ancho y llevarán como ornato flecho y gusanillo.
En su lado exterior llevará los colores de la bandera y en la parte central y a la altura del frente de la banderola, el escudo nacional bordado en oro y seda, su reverso forrado en terciopelo de seda color verde oliva.
Art. 5º - El asta de la bandera, de madera de guayahibí, lustrada color natural, llevará cuatro grapas colocadas a veinticinco centímetros de distancia entre sí a partir de la base de la moharra en las que irán atadas las cintas referidas en el art. 1º) inciso d), su diámetro será de tres y medio centímetros y su altura de dos metros para las unidades a pie y motorizadas de dos metros y treinta y ocho centímetros para las montadas.
La moharra de acero cromado inoxidable, de veinte centímetros de largo, el regatón será también de acero de diez centímetros de largo(...)¨. (40)

 

La bandera en las escuelas, modificación del año 1950

El presidente Juan Domingo Perón consideró que el costo de tener una bandera bordada con las inscripciones de la escuela, era demasiado elevado en algunos casos por lo cual autorizó el uso de una alternativo.
El decreto fue el 21752 y fue firmado el 11 de octubre de 1950, expresando lo siguiente en sus artículos mas relevantes:
 

¨(...) Considerando: Que al permitir la alternativa que se propicia en el tipo de confección de la bandera se facilitará su adquisición con economía asimismo en el costo, en virtud de las características actuales del mercado en cuanto a la tela exigida para el paño;
Que al modificar dicho inciso es oportuno determinar además dónde debe llevarse la inscripción relativa al nombre del establecimiento y localidad donde funciona, excluyendo su posible colocación en las fajas que integran la bandera;
Por ello y de acuerdo con lo aconsejado por el Señor Ministro de Eduación,
El Presidente de la Nación, decreta:
Art. 1º - Modifícase el inciso b) del artículo 856 del Reglamento General para los establecimiento de enseñanza secundaria, aprobado por Decreto nº 150.073/43, el que quedará redactado de la siguiente manera:
Material: de tela grós de seda, en paños dobles, de confección lisa o con costura, sin fleco alguno en su contorno ni emblemas.
El paño de la bandera no llevará inscripción alguna y el nombre del establecimiento y localidad donde funciona, deberán figurar en la corbata, bordados en letras de oro mayúsculas.
Art. 2º - Los establecimientos de enseñanzas seguirán usando la bandera que poseen actualmente, hasta que puedan substituirla por la que reúna las características indicadas en el presente decreto (...)¨. (41)

 

El nacionalismo de Perón traducido en juguetes

En el año 1954, el presidente Perón prohibió, mediante el decreto 6983, del 30 de abril del mismo año, que los juguetes fabricados en la República Argentina tengan distintivos que representen a las fuerzas de otro país, como también el imprimir sobre los mismos leyendas representantes del personal de las fuerzas armadas.
El decreto decía:
 

¨(...) Considerando: Que el uso de juguetes de la industria nacional, o expresiones, menciones o atributos pertenecientes a las fuerzas armadas de otros países es susceptible de inducir en error al público consumidor, respecto de la procedencia de la mercadería ofrecida en venta lo que es contrario a la lealtad del tráfico mercantil cuyo imperio tiende a asegurar el Segundo Plan Quinquenal;
Que asimismo con dicha medida se complementa la actual política gubernativa tendiente a crear desde la niñez una conciencia cívica netamente nacional;
Por ello, atento a lo dispuesto en el art. 1º de la Ley nº 11.275, y la propuesta por el Ministerio de Industria y Comercio de la Nación,
El presidente de la Nación Argentina decreta:
Art. 1º - Prohíbase en los juguetes de fabricación nacional el uso de menciones, vocablos, referencias, distintivos, emblemas o atributos pertenecientes a las fuerzas armadas de países foráneos.
Art. 2º - Prohíbase también imprimir cualesquiera leyendas sobre los símbolos patrios argentinos que se estampen en los juguetes representantes del personal de nuestras fuerzas armadas o del material en uso de las mismas(...).¨ (42)

 

La quema de las banderas en desuso llega a normalizarse en 1966

El 29 de junio de 1966 asume el mando del Gobierno Nacional Juan Carlos Onganía.
El Presidente Onganía decretó el 11 de agosto de 1966, las normas a seguir para quemar las banderas que dejan de utilizarse. Hasta ese momento se había hecho uso de un sistema mas o menos similar pero solo por costumbre.
Uno de los motivos principales por el cual se armó este protocolo, es el no confundir el solemne acto de dar de baja un símbolo patrio, con un acto de rebeldía o un delito ya constituido desde 1945.
El decreto llevaba el número 652, y en sus partes mas relevantes expresaba:
 

¨(...) Considerando: que por tratarse de símbolos que hacen a la soberanía de la Nación corresponde establecer un procedimiento de excepción para su trámite de baja;
Que en el mismo deberá tenerse en cuenta lo excelso de su esencia, a fin de evitar la comisión de actos que puedan confundirlos con el común de los bienes patrimoniales;
Que reconociéndose que una vez terminada su vida útil en su real carácter de emblemas nacionales, todo otro uso que se pretenda de ellos será en menoscabo de sus valores ideales, corresponderá autorizar su destrucción, debiendo optarse por la incineración que se realizará previa anulación de sus caracteres emblemáticos, en lo posible en recintos cerrados, con la solemnidad que esas circunstancias exigen, dejando constancia de lo realizado en acta, que firmará, conjuntamente con dos testigos, la autoridad competente de la dependencia;
Por ello, el Presidente de la Nación Argentina decreta:
Art. 1º - Los símbolos de la soberanía de la Nación (escudos y banderas) afectados al uso de las dependencias civiles del Estado Nacional, que sean dados de baja de sus respectivos inventarios, serán incinerados, previa anulación de su carácter emblemático, labrándose en cada caso el acto correspondiente, la cual será firmada, indefectiblemente, por la autoridad máxima de la repartición y dos testigos.
Estos actos se realizarán, atento su significación, en recintos cerrados y con la mayor solemnidad.
Art. 2º - El presente decreto será refrendado por el Señor Ministro Secretario de Estado en el Departamento de Economía y firmado por el Señor Secretario de Estado de Hacienda(...)¨. (43)

 

La aparición del sol en las banderas de ceremonia y la modificación de 1978

El 29 de marzo de 1976 asume la Presidencia de la Nación Jorge Rafael Videla.
Durante la presidencia de Videla, el Ministerio de Cultura y Educación, a través de su Ministro Albano Harquindeguy, emitió una resolución mediante la cual se actualizaba la bandera en las escuelas para las ceremonias.
En dicha resolución, que llevó el Nº 1635, se ratificaban varios de los puntos que venían siendo utilizados desde la 1936, agregando varios detalles, entre ellos el sol. Hasta ese momento las banderas de ceremonia no tenían ninguna reglamentación que les permitiera llevar el sol en la misma.
La resolución decía lo siguiente:
¨(...) Visto, la necesidad de actualizar las normas que regulan el tratamiento y uso de los símbolos nacionales en los establecimientos educativos,
El Ministro de Cultura y Educación de la Nación resuelve:
Art. 1º - Aprobar las normas sobre las características, tratamiento y uso de los símbolos nacionales, que como Anexo 1 forman parte integrante de la presente resolución.
Art. 2º - Determinar que las normas aprobadas precedentemente deberán aplicarse en todos los establecimientos educativos de nivel primario, secundario y terciario no universitario, oficiales y privados incorporados a la enseñanza oficial dependientes de éste Ministerio.
Art. 3º - Disponer su impresión en cantidad suficiente para ser distribuidos en todos los establecimientos oficiales y privados, incorporados dependientes, de este Ministerio.
Art. 4º - Encomendar al Centro Nacional de Documentación e Información Educativa la adopción de las medidas pertinentes para la correspondiente impresión y difusión.
Art. 5º - Establecer que los rectores o directores de los establecimientos educativos, oficiales y privados, incorporados a la enseñanza oficial deberán velar por el estricto cumplimiento de las presentes normas.
(...)
Anexo 1. Características de la Bandera Nacional
Bandera de Ceremonia.

La Bandera Nacional para uso de los establecimientos educativos dependientes del Ministerio de Cultura y Educación a emplearse en actos público, será la bandera aprobada el día 25 de febrero de 1818 por el Congreso de Tucumán reunido en Buenos Aires y tendrá las siguientes características:  
Color: Celeste y blanco, distribuidos en tres franjas horizontales, de igual tamaño, dos de ellas celestes y una blanca en el medio.
Se reproducirá el sol en el centro de la franja blanca.
Material: De tela gros de seda en paño doble confección lisa o con costura, sin fleco alguno en su contorno ni emblema.
Llevará el sol bordado en una faz y adherido en la otra sin ninguna inscripción en el paño.
Dimensiones: La bandera tendrá un metro y cuarenta centímetros de largo por noventa centímetros de ancho, correspondiendo a cada franja treinta centímetros.
En el lado destinado a la unión con el asta llevará un refuerzo de tela resistente a la que estarán cosidas, cada treinta centímetros, dos cintas de tejido fuerte de quince centímetros de largo, cada una, de color blanco, destinadas a unir la bandera con el asta.
Sol: Será el figurado de la moneda de oro de ocho escudos y de la de plata de ocho reales, que se encuentra grabado en la primera moneda argentina por ley de la Soberana Asamblea General Constituyente de las Provincias Unidas del Río de la Plata, del 13 de abril de 1813, con los treinta y dos rayos flamígeros y rector colocados alternativamente y en la misma posición que se observan en esas monedas.
El color del sol será el amarillo del oro.
El sol será bordado en relieve, sin rellenos. Tendrá diez centímetros de diámetro en su interior y veinticinco centímetros en sus rayos.
Asta: Será de madera de guayahiví u otra similar, de dos piezas, desarmable, lustrada color natural, con un largo de un metro cada pieza y un diámetro de tres y medio centímetros. Llevará cuatro grapas colocadas a treinta centímetros de distancia entre ellas, en las que irán las cintas anteriormente indicadas.
Corbata: Será de iguales colores que la bandera, de cincuenta centímetros de largo por diez de ancho y llevará como ornato fleco de gusanillo de siete centímetros de ancho y como única inscripción el nombre del establecimiento a que pertenece, bordado en letras mayúsculas de oro, de seis centímetros de altura.
Cuando la inscripción fuera muy extensa, será de cinco centímetros.
Tahalí: Será de terciopelo de seda con iguales colores que la bandera, de diez centímetros de ancho, terminado en una cuja forrada con los mismo colores.
Moharra: Será de acero, de veinte centímetros de largo llevando como base una media luna, que medirá de vértice a vértice doce centímetros.
Regatón: Será de acero, de diez centímetros de largo(...)¨ (44)

 

La banda del Jefe de Estado y la primera modificación
al decreto 10.302/44 en el año 1985

El 10 de diciembre de 1983 asume la presidencia de la Nación Raul Ricardo Alfonsín.
El 6 de febrero de 1985, el Presidente Alfonsín emite un decreto (hasta hoy vigente), por el cual modifica por primera vez el decreto de Edelmiro Farell (10.302/43), en un artículo que habla sobre la banda presidencia. El motivo por el cual se realizó esta modificación tiene relación con una adecuación a los tiempos y al costo que tenía la confección de la misma.
El decreto llevó el Nº 459 y fue firmado el 6 de febrero de 1984.
El mismo decía lo siguiente:  

¨(...) Visto el Decreto 10.302, de fecha 24 de abril de 1944, y
Considerando:
Que el mencionado decreto establece los patrones de los símbolos nacionales, Bandera Nacional, Escudo Argentino e Himno Nacional;
Que asimismo el acto administrativo aludido fija en su art. 4º, los caracteres de la banda que distingue al jefe del Estado, estableciendo las particularidades técnicas con que debe ser confeccionada.
Que resulta necesario modificar dichas características técnicas de la banda presidencial, y adecuándolas a las modalidades disponibles en la actualidad y a una razonable austeridad en cuanto a su costo, ello sin dejar de tener en cuenta la condición de calidad acorde a la jerarquía e importancia que implica.
Que la Dirección General de Asuntos Jurídicos del Ministerio del Interior ha emitido dictamen sustentando el criterio antes expuesto.
Por ello
El Presidente de la Nación Argentina decreta:
Art. 1º - Sustitúyese el texto del art. 4º del decreto nº 10.302 del 24 de abril de 1944 por el siguiente:
Art. 4º - La Banda que distingue al Jefe del Estado, autorizada por la Asamblea Constituyente en la Reforma del Estatuto Provisorio del Gobierno del 26 de enero de 814, y alcanzada por la distinción del 25 de febrero de 1818, ostentará los mismos colores en igual posición y el sol de la Bandera Oficial.
Esta insignia terminará en una borla sin otro emblema.
Tanto el sol como la borla serán confeccionados con hilos, con baño de oro, de óptima calidad y máxima inalterabilidad en el tiempo.
(...)¨. (45)

La bandera oficial de la nación se extiende al pueblo en 1985

Durante la presidencia de Raúl Ricardo Alfonsín, por primera vez se promulgó una ley en el país por la cual la se autorizaba al pueblo de la nación a utilizar la misma bandera que la de uso oficial.
Esto tendiente a unificar criterios y en marcar que el Estado y el pueblo son representados por la misma Bandera Nacional.
 


bandera de uso civil desde el año 1985

La ley es la 23.208, está actualmente vigente y fue promulgada por el decreto Nº 1541 del día 6 de agosto de 1985.  

INSIGNA PATRIA

Determina quiénes tienen derecho a usar la Bandera Oficial de la Nación.

LEY 23.208
Sancionada: Julio 25 de 1985
Promulgada: Agosto 16 de 1985

EL SENADO Y CAMARA DE DIPUTADOS DE LA NACION ARGENTINA REUNIDOS EN CONGRESO, ETC.
SANCIONAN CON FUERZA DE LEY:

Artículo 1° – Tienen derecho a usar la Bandera Oficial de la Nación, el Gobierno Federal, los Gobiernos Provinciales y del Territorio Nacional de la Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur, así como también los particulares, debiéndosele rendir siempre el condigno respeto y honor.

Artículo 2° – Derógase el artículo 2º del Decreto de fecha 25 de abril de 1884; el artículo 3º del Decreto 1027/43 de fecha 19 de julio de 1943; y el artículo 3º del Decreto 10.302/44 de fecha 24 de abril de 1944.

Artículo 3° – Comuníquese, al Poder Ejecutivo.

Dada en la Sala de Sesiones del Congreso Argentino, en Buenos Aires, a los veinticinco días del mes de julio de mil novecientos ochenta y cinco.

J.C. PUGLIESE – V.H.MARTINEZ – Hugo Belnicoff – Antonio J. Macris-

– Registrada bajo el N° 23.208 –

DECRETO N° 1541
Bs. As., 16/8/85
POR TANTO
Téngase por Ley de la Nación N° 23.208, cúmplase, comuníquese, publíquese, dése a la Dirección Nacional del Registro Oficial y archívese.

ALFONSIN – Antonio A. Tróccoli.

(46)

 

La Bandera nacional a media asta en homenaje a San Martín

El 15 de Agosto de 1988, el presidente Alfonsín decretó que la Bandera Nacional estuviese a media asta por espacio de una hora en señal de duelo y en homenaje al Libertador Don José de San Martín.
El decreto llevó el Nº 1021 y decía lo siguiente:

Por el Decreto del Poder Ejecutivo Nacional nº 1.021 de 1988, se establece que el día 17 de agosto de cada año, las banderas argentinas permanecerán izadas a media asta por el lapso de una hora, como expresión de sentido de duelo por el fallecimiento del Libertador General José de San Martín.
Buenos Aires, 15 de agosto de 1988. 

¨(...)VISTO y CONSIDERANDO: Que el día 17 de agosto de 1850 a las quince horas, fallecía en Boulonge Sur Mer (Francia) el insigne Libertador de Argentina, Chile y Perú, General Don José de San Martín.
Que en consecuencia, pueblo y gobierno de la Nación conmemoran anualmente con unción y gratitud, cada nuevo aniversario del tránsito a la inmortalidad del Padre de la Patria.
Que el Gobierno Nacional renueva en ocasión de conmemorarse aquellos homenajes, la decisión de que en esa fecha, las banderas argentinas que se enarbolen en todo el territorio nacional, se mantengan izadas a media asta por el lapso de una hora a partir de las catorce y treinta horas como expresión de sentido de duelo por el fallecimiento del Libertador General don José de San Martín.
Que el Poder Ejecutivo Nacional estima conveniente y necesario establecer con carácter definitivo la adopción de la medida precedentemente expuesta, de conformidad con la facultad que le acuerda el artículo 86, inciso 1º de la Constitución Nacional.
El Presidente de la Nación Argentina decreta:
Art. 1º - Déjase establecido que el día 17 de agosto de cada año, las banderas argentinas que se enarbolen en todo el territorio nacional, permanecerán izadas a media asta entre las catorce y treinta y las quince y treinta horas (14:30 y 15:30 hs)(...)¨.(47)

 

Los edecanes y su insignia

El 8 de julio de 1989 asume como presidente Carlos Saúl Menem. El 17 de Julio de 1998 el Presidente Menem dictó un decreto, mediante el cual se aprobaba el uso de una emblema determinado a los edecanes de la Presidencia de la Nación.
El decreto llevó el Nº 830:
  

PERSONAL MILITAR

Decreto 830/98

Establécense las especificaciones técnicas de un distintivo que usarán los Edecanes del Presidente de la Nación.

Bs. As., 17/7/98
B.O: 23/07/98

VISTO las características de la función que cumplen los edecanes militares del Presidente de la Nación, y

CONSIDERANDO:

Que los oficiales de las tres Fuerzas Armadas que se desempeñan como edecanes militares, se encuentran al servicio directo del Presidente de la Nación.

Que dicha circunstancia merece acreditarse mediante un distintivo que identifique tal condición.

Que la presente medida se dicta en uso de las facultades emergentes del artículo 99, incisos 1 y 12 de la Constitución Nacional.

Per ello,

EL PRESIDENTE DE LA NACION ARGENTINA

DECRETA:

Artículo 1º — Los oficiales de las Fuerzas Armadas que se desempeñen como Edecanes del Presidente de la Nación usarán un distintivo, de acuerdo a las especificaciones técnicas que se detallan en el Anexo I, que forma parte integrante del presente Decreto, y cuyas modalidades de uso serán dispuestas por las autoridades de la Fuerza a la que pertenezcan.

Art. 2º — Los oficiales a que se refiere el artículo 1º continuarán utilizando el distintivo que se les otorgará como Edecanes del Presidente de la Nación, una vez que hubieren finalizado dichas funciones.

Art. 3º — Comuníquese, publíquese, dése a la Dirección Nacional del Registro Oficial y archívese.—MENEM.—Jorge Domínguez.

ANEXO I

I. ESPECIFICACIONES TECNICAS:

El distintivo estará constituido por un rectángulo de CUARENTA Y CINCO MILIMETROS (45 mm) de ancho por QUINCE MILIMETROS (15 mm) de alto, con los colores y diseño de la bandera nacional, sobre el que se sobrepondrá el escudo nacional, de VEINTICINCO MILIMETROS (25 mm) de alto por VEINTE MILIMETROS (20 mm) de ancho. (48)

 

La bandera de la Casa de Gobierno siempre en alto desde 1998

A través de un decreto, el Nº 1314/98, el presidente Carlos Menem dispuso que la bandera situada en la Casa de Gobierno, debía estar izada las 24 horas del día.
A partir de 1943, mediante el decreto 1027 del presidente Ramírez, la bandera se iza a la salida del sol y se arría en cuando este se pone.
La excepción a esta regla, es desde 1998, la bandera de la Casa de Gobierno.
  

SÍMBOLOS PATRIOS

Autorizase que la bandera nacional enarbolada en el Mástil de la Unidad Nacional, se mantenga izada permanentemente.

Decreto 1314/98

Bs. As., 6/11/98
B.O.: 12/11/98

VISTO y CONSIDERANDO:

Que por la trascendencia de los actos oficiales que se realizan en la Casa de Gobierno, con la presencia del Primer Magistrado de la Nación, resulta conveniente disponer, como excepción a lo normado en el Decreto N° 1027 del 19 de junio de 1943, que la enseña patria enarbolada en el mástil ubicado en el Sector Noroeste - latitud 34° 36' 20" Sur, longitud 58° 22'11"-a 19,22 mts. sobre el nivel del mar, se mantenga izada en forma permanente.

Que la presente medida se dicta en uso de las atribulaciones emergentes del artículo 99, inciso 1, de la Constitución Nacional.

Por ello,

EL PRESIDENTE DE LA NACION ARGENTINA

DECRETA:

Artículo 1°-Autorízase, como excepción a lo normado en el artículo 4° del Decreto N° 1027 del 19 de junio de 1943, que la bandera nacional enarbolada en el MASTIL DE LA UNIDAD NACIONAL emplazado en el Sector Noroeste próximo a la Casa de Gobierno,-latitud 34° 36' 20" Sur, longitud 58° 22' 11"-a 19,22 metros sobre el nivel del mar, se mantenga izada permanentemente.

Art. 2°-La CASA MILITAR y la SECRETARIA GENERAL, ambas de la PRESIDENCIA DE LA NACION, adoptarán las medidas que fueren menester para la ejecución de lo dispuesto en el artículo precedente.

Art. 3°-Comuníquese, publíquese, dése a la Dirección Nacional del Registro Oficial y archívese.-MENEM.-Carlos V. Corach. (49)

 

La bandera definitiva y un decreto trunco

En 1999 el presidente Menem dictó el decreto 858/99, por el cual se establecía “condiciones, especificaciones técnicas y códigos químicos de los colores y materiales de la bandera”.
Norma cuya aplicación fue suspendida por decreto 468/2000 y derogada definitivamente en el año 2001.
En este decreto aparecían por primera vez, los detalles completos de cada una de las partes de la bandera, entre ellas, la relación de la bandera, que hasta el momento no habían sido especificadas, así como la normativa para los colores.
El 9 de agosto de 1999 se emitió el decreto que decía lo siguiente:
  
¨(...) CONSIDERANDO:
Que el artículo 2º del decreto mencionado en el Visto, establece que la Bandera Oficial de la Nación es la Bandera con Sol, aprobada por el "Congreso de Tucumán", reunido en Buenos Aires el 25 de febrero de 1818 y que se formara según lo resuelto por el mismo Congreso el 20 de julio de 1816, con los colores "Celeste y Blanco" con que el General Don Manuel BELGRANO, creó el 27 de febrero de 1812, la primera enseña patria.
Que asimismo, la norma citada prescribe que los colores estarán distribuidos en tres fajas horizontales, de igual tamaño, dos de ellas celeste y una blanca en el medio, agregando que se reproducirá en el centro de la faja blanca de la Bandera Oficial, el Sol figurado de la moneda de oro de ocho escudos y de la de plata de ocho reales que se encuentra grabado en la primera moneda argentina, conforme a la ley de la Soberana Asamblea General Constituyente de las Provincias Unidas del Río de la Plata del 13 de abril de 1813, compuesto por treinta y dos rayos -dieciséis flamígeros y dieciséis rectos- colocados alternativamente y en la misma posición que se observa en esas monedas, aclarándose que el color del Sol será el amarillo del oro.
Que en relación al color celeste, cabe aclarar que éste es una tonalidad más clara correspondiente al color azul y que al respecto, resultan esclarecedoras las palabras del General Don Manuel Belgrano insertas en la comunicación que dirigiera al Triunvirato mediante oficio librado el 27 de febrero de 1812: Siendo preciso enarbolar Bandera y no teniéndola, la mandé hacer blanca y celeste conforme a los colores de la Escarapela Nacional.
Que el MINISTERIO DEL INTERIOR propicia la determinación de la tonalidad, composición y clasificación técnica, el código químico del color celeste y blanco de la Bandera Oficial de la Nación y lo atinente a la especificación del color del Sol de dicha Bandera, como también lo referente a la Bandera de Ceremonia de la Nación y a la Escarapela Nacional.
Que compete al MINISTERIO DEL INTERIOR entender en todo lo relativo a los actos de carácter patriótico, uso y custodia de emblemas y símbolos nacionales y extranjeros, de conformidad a la Ley de Ministerios (T.O. por Decreto Nº 438/92) y su modificatoria. Que en el mismo sentido corresponde que a través del MINISTERIO DEL INTERIOR se disponga el tratamiento y uso de los símbolos, la reproducción de los modelos que se adopten y su depósito en dicho Ministerio, de acuerdo al artículo 8º del Decreto Nº 10.302/44.
Que se requirió la opinión del INSTITUTO NACIONAL BELGRANIANO y del INSTITUTO NACIONAL DE TECNOLOGIA INDUSTRIAL (INTI), a fin de resolver el problema de la diversidad de la composición de los colores de la Bandera Nacional asignados por distintas instituciones públicas nacionales y provinciales, coincidiéndose en la necesidad de elaborar una designación universal de los colores de la Bandera Oficial de la Nación, a través de la determinación de la fórmula de marras.
Que atento a lo expuesto, resulta necesario establecer las condiciones, especificaciones técnicas y códigos químicos correspondientes a los colores y materiales de la Bandera Oficial de la Nación, de la Bandera de Ceremonia de la Nación y de la Escarapela Nacional.
Que asimismo, el mencionado Ministerio ha propuesto las características y condiciones de la Bandera de Ceremonia de la Nación que deberá utilizarse en actos públicos y desfiles.
Que ha tomado intervención la DIRECCION GENERAL DE ASUNTOS JURIDICOS del MINISTERIO DEL INTERIOR.
Que la presente medida se dicta en virtud de las facultades otorgadas por el artículo 99, inciso 1º) de la CONSTITUCION NACIONAL.
Por ello,
EL PRESIDENTE DE LA NACION ARGENTINA DECRETA:
Artículo 1º - Establécese que los colores y materiales de la BANDERA OFICIAL DE LA NACION, de la BANDERA DE CEREMONIA DE LA NACION y de la ESCARAPELA NACIONAL se ajustarán a las condiciones, especificaciones técnicas y códigos químicos determinados en el Anexo del presente decreto.
Art. 2º - El MINISTERIO DEL INTERIOR dictará las disposiciones aclaratorias y complementarias del presente, disponiendo la reproducción de los modelos que se adoptan de los símbolos indicados en el artículo 1º y su depósito en ese organismo.
Art. 3º - A partir del dictado del presente decreto serán de aplicación obligatoria las normas establecidas en el mismo por parte de los organismos nacionales y provinciales. Los organismos públicos antes referidos que tengan en uso o en reserva los emblemas indicados en el artículo 1º con otras especificaciones, podrán utilizarlos hasta el 20 de junio del año 2000, fecha límite en la que se deberán cumplimentar los preceptos del presente decreto.
Art. 4º - Comuníquese, publíquese, dése a la DIRECCION NACIONAL DEL REGISTRO OFICIAL y archívese. - MENEM. - Carlos V. Corach.

ANEXO
Especificaciones de la Bandera Oficial de la Nación

a) Características de la tela poliéster para la confección de la Bandera Oficial de la Nación:
De confección lisa, sin costura, cuando su ancho no supere los ciento cincuenta centímetros. Sin fleco alguno en su contorno, sin ninguna inscripción en el paño.
La proporción entre el ancho y el largo de la Bandera, independientemente de su tamaño, será de uno por uno y medio a uno por dos, respectivamente.
(...)
Bandera de Ceremonia de la Nación:
La Bandera de Ceremonia de la Nación que deberá utilizarse en actos públicos y desfiles será la Bandera Oficial de la Nación antes caracterizada con las siguientes modificaciones:
Confección en doble tela, sol bordado en ambas caras en relieve, sin relleno, con hilo metálico bañado en oro o similar dorado.
En la Bandera de Ceremonia de la Nación no se aplica el color castaño sombreado de la cara, circunsferencia y rayos de la Bandera Oficial.
La Bandera de Ceremonia de la Nación tendrá un metro cuarenta centímetros de largo por noventa centímetros de ancho, correspondiendo a cada franja treinta centímetros. En el lado destinado a la unión con el asta llevará un refuerzo de tela resistente, a la que estarán cocidas cada treinta centímetros, dos cintas de tejido fuerte, de quince centímetros de largo cada una, de color blanco, destinadas a unir la Bandera con el asta.
Asta:
Será de madera de guayahiví u otra similar dura y torneable, de una sola pieza o de dos piezas desarmable, lustrada, con un largo de dos metros y un diámetro de tres centímetros y medio. Llevará cuatro grapas en las que irán las cintas destinadas a unir la Bandera con el asta.
Moharra y Regatón:
Serán de acero o bronce cromados. La moharra de veinte centímetros de largo, llevará como base una media luna, que medirá de vértice a vértice doce centímetros. El regatón será de diez centímetros de largo.
Corbata:
Será de igual tela y colores que la Bandera, de sesenta centímetro de largo por diez de ancho y llevará como ornato, fleco de gusanillo de hilo metálico bañado en oro o similar dorado.
Tahalí:
Será de cuero forrado con igual tela y colores que la Bandera, terminado en una cuja del mismo material y características:
Escarapela Nacional:
Los colores celeste y blanco y la tela de la Escarapela Nacional serán los especificados para la Bandera Oficial de la Nación.(...)¨ (50)

 

El acceso al país con bandera nacional

En el año 1999, sobre el final del mandato del presidente Menem, aprobó La Ley de emblema Nacional en la cual se obliga al uso de la bandera nacional en todos los lugares que sirvan de ingreso al país o de egreso del mismo.
La ley fue la Nº 25173, y fue promulgada el 4 de octubre de 1999.
  

EMBLEMA NACIONAL

Ley 25.173

Institúyese la obligación de instalar la enseña patria nacional en todos los puestos de acceso y egreso del Estado argentino.
Sancionada: Septiembre 15 de 1999
Promulgada de Hecho: Octubre 4 de 1999

El Senado y Cámara de Diputados de la Nación Argentina reunidos en Congreso, etc. sancionan con fuerza de Ley:

LEY DEL EMBLEMA NACIONAL:

CAPITULO I

ARTICULO 1º — Obligación. Institúyese la obligación de instalar la enseña patria nacional en todos los puestos de acceso y egreso del Estado argentino.

ARTICULO 2º — Definiciones. Se consideran puestos de acceso y egreso del Estado argentino a:

a) Puertos marítimos o fluviales;
b) Aeropuertos internacionales aunque fueren de cabotaje fronterizo;
c) Pasos fronterizos y centros de frontera;
d) Puentes internacionales;
e) Terminales de transporte automotor de pasajeros de larga distancia que sean destino final o de partida de extranjeros.

ARTICULO 3º — Sujetos obligados. Estarán obligados al cumplimiento de la presente ley:
a) Las autoridades responsables del punto de acceso y egreso del Estado;
b) Las empresas concesionarias de los puntos de acceso y egreso del Estado sean éstos embarcaderos, puertos o centros de frontera.

ARTICULO 4º — Ambito de aplicación. La presente ley regirá en todo el territorio de la Nación Argentina.

ARTICULO 5º — Autoridad de aplicación. Será autoridad de aplicación de la presente ley el Ministerio del Interior de la Nación.

ARTICULO 6º — Metodología. En todos los ámbitos descriptos. se instalarán en lugar visible y ostentable mástiles de por los menos veinte (20) metros de altura para izar la enseña patria.

ARTICULO 7º — Dimensiones. A los efectos de la presente ley, las dimensiones de la enseña patria no podrán ser inferiores a cinco (5) por dos y medio (2,5) metros.

CAPITULO II

Sanciones

ARTICULO 8º — Funcionarios. Los funcionarios responsables de la administración o control de las concesiones que no cumplan o hagan cumplir la obligación impuesta por la presente ley serán pasibles de las sanciones prescriptas por incumplimiento de los deberes de funcionario público.

ARTICULO 9º — Permisionarios y concesionaios. Los permisionarios o concesionarios de los puestos de acceso y egreso del Estado argentino que no cumplan con la obligación impuesta por la presente ley, serán pasibles de las siguientes sanciones:

a) Al primer aviso de incumplimiento corresponderá apercibimiento;
b) Al segundo aviso de incumplimiento corresponderá multa de veinte mil pesos ($ 20.000);
c) Al tercer aviso de incumplimiento corresponderá multa de treinta mil pesos ($ 30.000).

CAPITULO III

De las intimaciones

ARTICULO 10. — Intimaciones a concesionarios o permisionarios. La autoridad responsable de la concesión o permiso notificará fehacientemente cada treinta (30) días el incumplimiento, otorgando igual plazo para instalar el mástil y la enseña patria, aplicando la sanción prevista en el artículo anterior.

ARTICULO 11. — Funcionarios públicos. Los funcionarios públicos a cargo de los puestos de acceso y egreso del Estado argentino, no requerirán de intimación alguna, procediéndose en cada caso a aplicar la sanción correspondiente conforme el grado de incumplimiento de los deberes de funcionario público.

CAPITULO IV

Disposiciones especiales

ARTICULO 12. — Denuncia de particulares. Cualquier habitante de la Argentina podrá realizar la denuncia por falta de cumplimiento de la presente ley ante la autoridad policial de su domicilio o del lugar del hecho las cuales darán inmediatamente intervención a la autoridad de aplicación.

ARTICULO 13. — Extensión. Las empresas de servicios públicos, identificadas como nacionales, sin importar la procedencia de sus capitales, estarán obligadas a disponer en sus locales de atención al público o en su acceso de una enseña patria en lugar visible y de dimensiones acordes al local.

ARTICULO 14. — Comuníquese al Poder Ejecutivo.

DADA EN LA SALA DE SESIONES DEL CONGRESO ARGENTINO, EN BUENOS AIRES, A LOS QUINCE DIAS DEL MES DE SEPTIEMBRE DEL AÑO MIL NOVECIENTOS NOVENTA Y NUEVE.

— REGISTRADA BAJO EL Nº 25.173 —

ALBERTO R. PIERRI. — EDUARDO MENEM. — Esther H. Pereyra Arandía de Pérez Pardo. — Juan C. Oyarzún.(51)

 

La suspensión de la aplicación del decreto 858/99 y su posterior derogación.

El 10 de diciembre de 1999, asume la presidencia de la Nación Fernando De la Rua. El presidente De la Rua consideró que el decreto obligaba a muchas instituciones y organismos a acatar especificaciones que no se condecían con lo que debía ser. Esto fue abalado por el Instituto Nacional de Tecnología Industrial, el Instituto Nacional Belgraniano y la Dirección de Planeamiento y Producción del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, quienes, habían formulado sus quejas debido a determinadas especificaciones que estaban en el decreto 858/99.
Considerando esto el presidente De la Rua suspendió la aplicación del decreto 858/99, a través de otro decreto que llevó el Nº 468 y fue firmado el 9 de junio del año 2000.

Para poder aunar criterios en cuanto a la confección de las diferentes Banderas Nacionales, la secretaría de Asuntos Políticos dictó una Resolución, mediante la cual se crearía una nueva Ley para la bandera nacional. La resolución fue firmada el 14 de febrero del año 2001 y llevó el Nº 171. 

"(...)Encomiéndase a la dirección nacional de asuntos políticos la constitución de una comisión que tendrá como objeto, recopilar, ordenar y actualizar la normativa relacionada con los símbolos nacionales(...)"

El 23 de febrero del año 2001, finalmente el presidente De la Rua derogó el decreto 858/99, dejándolo sin efecto y quedando a la espera de una nueva ley de Bandera Nacional. El decreto llevó el Nº 233.

(...)
VISTO el Expediente Nº 469.270/99 con agregados sin acumular Nros. 481.537/00, 484.576/00, todos del registro del MINISTERIO DEL INTERIOR y la Actuación Nº 19.109-1-5 de la PRESIDENCIA DE LA NACION, y
CONSIDERANDO:
Que el Decreto Nº 468 del 9 de junio de 2000 suspendió por el término de CIENTO OCHENTA (180) días hábiles la aplicación de las normas del Decreto Nº 858 del 9 de agosto de 1999, plazo que vence el 23 de febrero de 2001.
Que el mencionado Decreto Nº 858/99 estableció una serie de especificaciones técnicas para las tinturas, telas y características de diseño con que han de confeccionarse "la Bandera Oficial de la Nación, la Bandera de Ceremonia de la Nación y la Escarapela Nacional".
Que el decreto citado en el considerando anterior, dispuso asimismo, hasta el 20 de junio de 2000, como plazo para que en todas las reparticiones públicas nacionales y provinciales, las banderas existentes fuesen sustituidas por otras ajustadas a las nuevas normas de confección establecidas.
Que la Bandera de la Nación es el símbolo que nos distingue de otras naciones del mundo y el emblema que le da identidad al país.
Que el Decreto Nº 858/99 al establecer las mencionadas especificaciones técnicas, avanzó de hecho en la determinación precisa de la tonalidad de azul-celeste de nuestra bandera consignada en el Decreto Nº 10.302/44 principal norma referente al uso de nuestros símbolos patrios.
Que si bien hay acuerdo general en que es necesaria una actualización de la normativa sobre los símbolos patrios -entre ellos, la bandera-, no aparece debidamente fundada en el Expediente Nº 469.270/99 la adopción de la tonalidad azul-celeste elegida, materia que ha generado ricas polémicas y en la que es necesario, por su importancia, extremar los recaudos.
Que tampoco aparece debidamente fundada la necesidad de establecer con tal grado de precisión las características de fabricación especificadas en el Decreto Nº 858/99.
Que los dos puntos anteriores generaron atendibles críticas de diversas entidades, que fueron justamente las que llevaron a que el Decreto Nº 468/00 suspendiera la aplicación del Decreto Nº 858/99, y, que no debieran presentarse tratándose de un tema que toca sentimientos tan caros al pueblo argentino.
Que las propias Resoluciones aclaratorias Nros. 1929 del 9 de septiembre de 1999 y 3007 del 7 de diciembre de 1999 del MINISTERIO DEL INTERIOR, confirman lo que se viene exponiendo y establecen excepciones de tal magnitud que quitan sentido a buena parte de lo que establece el Decreto Nº 858/99.
Que de la evaluación encomendada por el artículo 21º del Decreto Nº 468/00, surge la recomendación de derogar el Decreto Nº 858/99, así como la necesidad de un plazo mayor para la propuesta de actualización de la normativa referida a los símbolos patrios.
Que el MINISTERIO DEL INTERIOR, a través de la SECRETARIA DE ASUNTOS POLITICOS, ha dictado la Resolución Nº 0171 del 14 de febrero de 2001 en tal sentido.
Que compete al MINISTERIO DEL INTERIOR entender en todo lo relativo a los actos de carácter patriótico, uso, custodia de emblemas y símbolos nacionales y extranjeros, de conformidad a la Ley de Ministerios (T.O. por Decreto Nº 438/92) y sus modificatorias.
Que ha tomado intervención la DIRECCION GENERAL DE ASUNTOS JURIDICOS del MINISTERIO DEL INTERIOR.
Que la presente medida se dicta en uso de las facultades otorgadas por el artículo 99, inciso 1) de la CONSTITUCION NACIONAL.
Por ello,
EL PRESIDENTE DE LA NACION ARGENTINA DECRETA:

Artículo 1º - Derógase el Decreto Nº 858/99.
Art. 2º - Comuníquese, publíquese, dése a la Dirección Nacional del Registro Oficial y archívese. - DE LA RUA. - Federico T. M. Storani. (52)

 

La indumentaria deportiva y los colores patrios

El 25 de mayo del año 2003 asumió la presidencia de la Nación Néstor Kirchner.
Durante la presidencia de Kirchner, en sus primeros meses, se emitió una ley por la cual se obliga a los deportistas que representen al país en competencias internacionales a llevar un determinado tipo de indumentaria.
  

DEPORTE
Ley 25.753
Foméntase la intervención de deportistas en competiciones nacionales e internacionales, quienes deberán llevar en la indumentaria deportiva de su equipo la divisa patria. Modificación de la Ley Nº 20.655.
Sancionada: Julio 16 de 2003.
Promulgada: Agosto 7 de 2003.
El Senado y Cámara de Diputados de la Nación Argentina reunidos en Congreso, etc. sancionan con fuerza de Ley:
ARTICULO 1º
- Modifícase el inciso g) del artículo 3º Capítulo I, de la Ley Nº 20.655, el que quedará redactado de la siguiente forma:
g) Fomentar la intervención de deportistas en competiciones nacionales e internacionales, quienes deberán llevar en la indumentaria deportiva de su equipo la divisa patria.
ARTICULO 2º
- El Poder Ejecutivo nacional, al momento de la entrada en vigencia de la presente ley, deberá dictar normas reglamentarias considerando los compromisos adquiridos con las distintas instituciones deportivas.
ARTICULO
(...)¨ (53)

 

La bandera nacional y el cine argentino

Desde el año 2006, las películas argentinas tienen un sello distintivo que incluye a la bandera nacional que las identifica en el mundo.
El 26 de mayo de 2006 el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales, emitió la resolución 1028, mediante la cual se obliga a su uso.
  
(...)

VISTO la Ley Nº 17.741 y sus modificatorias (t.o. Decreto Nº 1248/01), Resolución Nº 02093/ 03/INCAA, Resolución Nº 0658/04/INCAA, el Expediente Nº 2339/2006/INCAA y
CONSIDERANDO:
Que el INSTITUTO NACIONAL DE CINE Y ARTES AUDIOVISUALES tiene a su cargo el fomento y regulación de la actividad cinematográfica en todo el territorio de la República Argentina y en el exterior en cuanto se refiere a la cinematografía nacional.
Que se considera necesario dar a conocer la cinematografía argentina incluyendo tanto la marca "CINE ARGENTINO", como así también la BANDERA NACIONAL compuesta por tres franjas horizontales de igual tamaño, la superior y la inferior de color azul celeste, y la central blanca; en el centro, un sol amarillo oro.
Que de esta manera, las películas argentinas incluirán la BANDERA NACIONAL siendo ésta la simbología máxima de nuestra patria, con la finalidad de reforzar la noción de identidad nacional al espectador argentino y a la vez, que el espectador extranjero advierta directamente el origen indudable de la misma.
Que el no cumplimiento de este requisito debe ser sancionado con la no clasificación de la película terminada.
Que es atribución del Presidente del Organismo ejecutar las medidas de fomento tendientes a desarrollar la cinematografía argentina, pudiendo a tal efecto emplear todo medio necesario para el logro de ese fin.
Por ello,
EL PRESIDENTE DEL INSTITUTO NACIONAL DE CINE Y ARTES AUDIOVISUALES
RESUELVE:
Artículo 1º — Dispónese la obligación de utilizar el diseño del logotipo animado único de la marca "CINE ARGENTINO" el que contendrá la BANDERA NACIONAL conforme el Anexo I, para todas las películas de producción nacional que accedan a los beneficios establecidos por la Ley Nº 17.741.
Art. 2º — La falta de cumplimiento a lo dispuesto en el artículo precedente implicará que no se proceda a la clasificación de la película en cuestión.
Art. 3º — Lo dispuesto en la presente Resolución comenzará a regir a los 30 días de publicada la presente Resolución.
Art. 4º — Regístrese, comuníquese, publíquese, dése a la Dirección Nacional de Registro Oficial y archívese. — Jorge Alvarez. (54)